ARTÍCULO: El aprender de la experiencia y la nueva barbarie


El presente artículo aparece escrito con dos tipos de letra; con la negrita arial normal con la que escribo estas palabras de introducción se presenta su contenido, con la negrita cursiva que usaré a continuación irá su esencia , frases extractadas de un artículo publicado por el filósofo y ensayista Walter Benjamin en 1933. Me permito esa licencia porque creo que su pensamiento sobre la existencia de una nueva barbarie puede hacernos reflexionar mucho a los hombres de hoy. Que así sea.
“”…En nuestros libros de cuentos está la fábula del anciano que en su lecho de muerte hace saber a sus hijos que en su viña hay un tesoro escondido. Solo tienen que cavar. Cavaron, pero ni rastro del tesoro. Sin embargo, cuando llega el otoño la viña aporta frutos como ninguna otra de la región. Entonces se dan cuenta de mque lo que les dejó su padre fue una experiencia: la bendición no está en el oro sino en la laboriosidad…
…Sabíamos muy bien lo que era experiencia: los mayores se la habían pasado siempre a los más jóvenes. En términos breves, con la autoridad de la edad, en proverbios y refranes, en historias; a veces como una narración de países extraños junto a la chimenea, ante hijos y nietos. ¿Pero dónde ha quedado todo eso?…¿Quién intentará habérselas con la juventud apoyándose en la experiencia? La cosa está clara, la cotización de la experiencia ha bajado…
…Una pobreza del todo nueva ha caído sobre el hombre al tiempo que un enorme desarrollo de la técnica. Y el reverso de esa pobreza es la sofocante riqueza de ideas que se dio entre la gente al reanimarse la astrología, el yoga, la quiromancia, el vegetarianismo, la escolástica y las nuevas religiones, la gnosis y el espiritismo…La pobreza de nuestra experiencia no es sino una parte de la gran pobreza que ha cobrado rostro de nuevo y tan exacto y perfilado como el de los mendigos…¿Para qué valen los bienes de la educación si no nos une a ellos la experiencia…Sí, confesémoslo, la pobreza de nuestra experiencia no es solo pobre en experiencias privadas, sino en las de la humanidad en general. Se trata de una especie de nueva barbarie…
…¿Adónde le lleva al bárbaro la pobreza de experiencia? Le lleva a comenzar desde el principio, a tirar adelante con poco, a construir desde abajo y sin mirar a derecha o izquierda…Incluso en el lenguaje; no se trata de renovarlo o enriquecerlo, sino de su movilización al servicio de una lucha, una idea o un trabajo, al servicio, en cualquier caso, de una modificación de la realidad, no solo de su descripción…
…Nos hemos hecho pobres. Hemos ido entregando una porción tras otra de la herencia de la humanidad por cien veces menos de su valor. La crisis económica está a las puertas y tras ella, como una sombra, alguna guerra inminente.Aguantar es hoy cosa de los pocos poderosos que, Dios lo sabe, son menos humanos que muchos; en el mayor de los casos son más bárbaros, pero no de una buena manera. Los demás, en cambio, tienen que arreglárselas partiendo de cero y con muy poco. Lo hacen a una con los hombres que, en el fondo, consideran lo nuevo como cosa suya y que fundamentan su visión en elucubraciones y renuncias…En sus explicaciones, en sus imágenes e historias la humanidad se prepara a sobrevivir, si es preciso, a la cultura…””.

Publicado en Artículo | Deja un comentario

ARTÍCULO: HITOS DEL APRENDER Y MANERAS DE ENSEÑAR.

Las primeras reglas conocidas para el buen gobierno de la enseñanza y el aprendizaje se recogen en el Código de Hammurabi (2100 a.C). Es el primer atisbo del que se tiene constancia de los diversos modos de aprender. Sin embargo, el aprendizaje como lo entendemos hoy no llegó a extenderse por la geografía occidental hasta la Edad Media. A medida que las herramientas y utensilios que se fabricaban eran más complejos, los maestros artesanos de los gremios se transformaron en maestros que enseñaban su conocimiento a cambio de la ayuda del alumno durante la producción.
En el siglo V antes de Cristo, Lao Tsé escribió: “Si me hablas, escucharé. Si me muestras, miraré. Pero si me dejas que lo experimente, aprenderé”. Otros filósofos chinos, Confucio, por ejemplo, llegaban a usar un método que se parece, curiosamente, a lo que hoy día se llama el método del caso: se presentaba un acertijo, una paradoja o adivinanza, y los alumnos lo debatían tratando de explorar las posibles soluciones.
Alrededor del año 300 (a. C), el griego Sócrates se ocupaba de sus alumnos con un método cuya fama ha llegado a nuestros días: no sé nada, decía, pero preguntando a otros aprenderé a generar mi propio entendimiento. Uno de sus seguidores, Platón, maestro posteriormente de Aristóteles, dio nombre al método de su maestro, dialéctico, lo denominaba, y lo consideraba la cúspide de la adquisición del conocimiento. Una de las características principales del método dialéctico es que enfatizaba el aprendizaje colectivo en contraposición a la actividad intelectual solitaria. Platón, ferviente creyente en que el conocimiento era innato en el nacimiento y que se perfeccionaba después a través de la experiencia a lo largo de la vida, fundó lo que se reconoce como antecedente de la universidad, su célebre Academia.
Cuando empezaron organizarse las escuelas y colegios en torno al siglo X de nuestra era, se fueron olvidando los métodos de los maestros antiguos y la enseñanza pasó a realizarse mediante la transmisión de los contenidos de un profesor a los estudiantes, un método que sostenía que los estudiantes eran recipientes vacíos y que era el maestro el que derramaba la sabiduría dentro de ellos. Los alumnos recibían las lecciones, que viene de lectura, con sumisión y pasividad. Se decía dictar una lección: el maestro dictaba a los afanosos alumnos para que tomaran notas sobre el verdadero saber.Nacía así la pedagogía, un método universal en el que el maestro es la persona responsable de todas las decisiones relativas al aprendizaje. Hoy en día, en cambio, el término pedagogía tiene un sentido más lato y menos pasivo.
Dejamos a un lado el Pansofismo, teoría del siglo XVII que advertía a los maestros acerca del desarrollo de los sentidos de sus pupilos en vez de tanta memorización, al empirista Locke (arguía que el conocimiento de las cosas le llegaba mejor a los hombres a través de los sentidos) y a la teoría sobre la educación predicada por J.J.Rousseau, que enfatizaba la importancia de la expresión más que la de la represión si se quería lograr un pensamiento libre, y nos centramos en los principios enunciados por Johan H. Pestalozzi (aunque solamente sea porque, al parecer de muchos, deberían de continuar teniéndose en cuenta en la actualidad).
Cuatro son esos principios: mostrar los objetos concretos antes de introducir los conceptos abstractos, empezar por lo inmediato por delante de lo remoto, plantear ejercicios sencillos antes de pasar a los complejos y proceder siempre con lentitud, acumulando el conocimiento poco a poco y gradualmente.
El ejército prusiano, ya en los mil ochocientos, comenzó a aplicar juegos de situación al entrenamiento militar; mapas, espacios coloreados, dibujos de grupos de tropas servían a los oficiales alumnos para ejercitarse en el empleo de tácticas y el desarrollo de estrategias; la Teoría de los Juegos es un método matemático para la toma de decisiones en el que se analiza una situación en competencia para seleccionar las acciones a tomar. Como tal se usa hoy en día en la planificación política, financiera, de gestión o militar.
De la misma época procede J. Friedrich Herbart, quizá el primer científico en plantear que en el suceso pedagógico había que distinguir el proceso de enseñanza del contenido o materia del que tratara la instrucción. La motivación, los procesos psicológicos, la calidad en el diseño de los programas pedagógicos deberían de ser tenidos en cuenta en función de la aptitudes, las habilidades y los intereses del alumno en virtud de un principio esencial: uno aprende cuando necesita saber. Cuando John Stuart Mill enunciaba que partes o ideas más simples pueden combinarse para crear una nueva totalidad ( por ejemplo, luces rojas, verdes y azules nos proporcionan al combinarlas una luz blanca), dio a luz, nunca mejor dicho, un principio central de la teoría de la gestalt: El todo es más que la suma de las partes.
En 1883 apareció en Estados Unidos el primer programa de enseñanza por correspondencia; las diferencias idiomáticas de un país en crecimiento, el cruce de diversas culturas, la necesidad de armonizar a la sociedad sobre una base de conocimiento común y, en especial, las enormes distancias del país, provocaron al tiempo un rápido desarrollo del nuevo modelo educativo y la repetida y fiable validación de los logros que se obtenían. Gran Bretaña, Francia, Alemania y Estados Unidos asistieron a un veloz y extensivo desarrollo del nuevo método. Muchos pedagogos de hoy consideran a la enseñanza por correspondencia el método precursor de la educación a distancia, moderno sistema en el que se usan las bases de aquella a través de diversas tecnologías de comunicación, el teléfono, la radio, la televisión y, más recientemente, el computador.
Los nombres de Charles Allen, John Dewey (funcionalismo), Frederick W. Taylor e Ivan Pavlov (estímulo-respuesta) junto a J. B. Watson, con su aproximación del behaviorismo, proporcionaron un fuerte impulso a la pedagogía basado en el análisis, el cálculo, la psicología del aprendizaje y la experimentación.
Entramos así en el pasado siglo XX, la época en la que más se han desarrollado los hallazgos y enfoques de la pedagogía, la enseñanza y la educación, tanto en los centros de estudio como en los de preparación para el entorno empresarial. Son los investigadores de ese siglo los que examinan las teorías pedagógicas habidas en la historia y crean, a partir de ellas y por encima, el cuerpo de conocimientos que han dado a la pedagogía el carácter de ciencia que sustenta hoy.
Enumero solamente a algunos de los muchos especialistas que comparten esa situación:
• E. Thorndike, para quien la educación debería perseguir solamente objetivos socialmente aceptables y llenos de utilidad. Su Ley del Efecto establece que las conductas que conllevan consecuencias agradables serán más susceptibles de ser repetidas en el futuro. Pionero también del aprendizaje activo, expuso que el aprendizaje entre una situación conocida y otra desconocida se produciría mejor cuantos más elementos en común hubiera entre las dos.
• Jean Piaget, psicólogo suizo con fuerte influencia al mismo tiempo en la psicología como en la educación. Un muchacho, decía Piaget, construirá su conocimiento a través de muchos canales ( el acercamiento holístico), lectura, escucha activa, exploración, y experiencias propias o de su entorno. Estableció también en cuatro etapas el desarrollo cognitivo del niño: sensorial-motora, preoperativa, operativa y concreta y operativa formal del pensamiento abstracto.
El pensamiento de Piaget acerca del desarrollo cognitivo propone, pues, que no tiene sentido proporcionarle al ser humano una información que no pueda entender y estar en disposición de usar de inmediato. Solo las experiencias les capacitan para crear esquemas mentales, mo0delos que cambian, se amplían o se sofistican a través de dos vías complementarias, la asimilación y la familiaridad. Son esas ideas las que ayudarán a formarse la corriente del constructivismo cognitivo, una teoría de feliz desarrollo en los nuevos procedimientos aplicados en los centros de estudio hasta la actualidad.
• El aprendizaje por descubrimiento, un método de aprendizaje basado en la resolución de problemas mediante la creación de un ambiente instructivo personal, interno y basado en la teoría constructivista.
• Teoría de la Motivación de A. Maslow. Fundador junto a otros autores de la psicología humanística, su exposición de la jerarquía de necesidades del ser humano ha dado lugar al asentamiento en amplias capas del mundo enseñante que todo aspecto a aprender debe ser primero conocido experiencialmente. “No hay sustituto para la experiencia, no lo hay.”
• La práctica. Afirmación del Dr. Edwin R. Guthrie, para el que todo aprendizaje depende de la práctica. Una vez adquirida esta la asociación es permanente.
No deseo extenderme más, aunque “me deje en el tintero” aportaciones tan esenciales al propósito de este repaso como los de Kurt Lewin, B. Bloom, los sistemas sociotécnicos, las teorías sobre la evaluación de D. Kirpatrick, Skinner, Carl Rogers o el aprendizaje continuo, a lo largo de la vida.
Lo que quiero añadir ahora, en un tono más festivo, es un viejo cuento cuyo conocimiento debo a uno de mis profesores en Psicología de la Organización.
El cuento dice así:
“La patita Edita Plumón no quería educar a sus pequeños como hacían otras patitas, sin ninguna teoría. Así que se matriculó, estudió pedagogía y se doctoró. Cuando los polluelos salieron de sus huevos, ella conocía toda la teoría tras haberse preparado para su misión. Escuchad, les dijo a sus hijos la primera vez que les llevó al lago, una cosa está clara: para nadar hay que estudiar. Debemos analizar el procedimiento desde el punto de vista afectivo, psicomotriz y cognitivo antes de empezar a practicar; afectivo, porque el agua nos divierte, psicomotriz porque debemos nadar con los movimientos adecuados, cognitivo porque necesitáis el cerebro para nadar. Hay que hacer el siguiente análisis: el agua es un elemento llamado H2O y cuando nos encontramos en ella actúa el principio de Arquímedes. Hay que saber, pues, en qué se suspende vuestro cuerpo cuando os metéis en el agua. Y para que lo apreciéis, vamos a hacer un ejercicio.
Mientras ella explicaba la lección los pequeños habían saltado ya al agua y empezado a divertirse nadando de acá para allá. La patita les vio y les grito alarmada, ¡volved a tierra, por el amor de Dios, primero debéis aprender la teoría, si no, nunca aprenderéis a nadar!”

( Si se usa este contenido se ruega mencionar la procedencia)

Publicado en Artículo | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

ARTÍCULO: A vueltas con la nutrición

“Es asombroso cómo la dieta influye en el pensamiento: el marisco me produce ideas de derechas, y las alubias, de izquierdas!”, rotulaba el periodista de humor El Roto en una de sus viñetas en la que se veía a un hombre con cara de satisfacción ante una mesa bien nutrida.
Y es que el hombre no solo tiene el monopolio de todo tipo de aberraciones nutricionales, sino que también ha caído en la idea de que su modo de alimentarse ha de ser un fiel reflejo de su estatus y de su posición. A pesar de la abundancia de supermercados y de la enorme variedad de productos a su alcance, la alimentación del hombre sigue siendo en muchos casos un raro ejemplo de la desigualdad social.
Al miedo ante la escasez en que vivían nuestros padres le ha sucedido ahora la fobia ante el exceso (preámbulo del sobrepeso) y un afán desmedido por la sofisticación (a menudo prólogo de la estupidez). Si antes comíamos mucho y bien, ahora comemos poco y mal, pero seguimos haciendo caso omiso a la sabiduría del cuerpo: mientras percibimos el hambre con facilidad seguimos siendo incapaces de descubrir las señales del hartazgo. No conviene volverse locos con este asunto, sin embargo, porque el ser humano come de todo: raíces(zanahorias, rábanos…), hojas(acelgas, lechuga…),vainas(judías, habas…), bulbos( cebollas, ajos…)tubérculos(patatas, boniatos…), flores(brócoli, coliflor…), o tallos(espárragos, endivias…), sin irnos más lejos y hablar de los animales que engullimos con fruición.
Hay diversos tipos de cocina que varían según el nivel social; así, mientras la gente acomodada se decanta por una cocina ligera, a la plancha, al horno o al vapor, las clases más populares siguen vinculadas a los platos de cuchara, a la abundancia de grasas e hidratos y a la tramoya de las salsas. En cualquier caso hay que distinguir el sencillo placer de calmar el hambre diaria de la vanidad que exhiben las modas gastronómicas (cursis e interesadas en no pocas ocasiones) que nos asaltan en la actualidad. A este respecto vienen a cuento las palabras del chef Santamaría, fallecido no hace mucho en las fronteras de la madurez, acerca de ciertas derivas de su profesión: “somos una pandilla de farsantes que trabajamos por dinero para dar de comer a ricos y esnobs”.
Volviendo a lo anterior, podemos oponer una alimentación burguesa- clases medias, gentes ricas y acomodadas- basada en carnes y pescados selectos, verduras y frutas frescas, a los alimentos populares de las clases medias y bajas, pastas, pan y patatas, margarinas, carnes grasas, ollas y pescados baratos. Es como aseverar que los consumidores de chuletones, mero o piernas de cordero, coinciden con quienes acuden a los más selectos espectáculos, navegan o juegan al golf, poseen segundas residencias y prefieren los Audi, Porsche, Mercedes y BMW, mientras que los comedores de patatas, sopas de menudillos y cocidos, son de cines y discotecas, juegan al fútbol o al sillón-bol, conducen coches de tipo medio o de segunda mano y la casa que poseen, la misma que habitan a diario, la comparten en alguna proporción con una duradera y jugosa hipoteca. La parte de la renta que los primeros invierten en su gasto alimentario, es más baja proporcionalmente que la del profesional medio y la del obrero manual. Conclusiones un poco toscas, es cierto, pero que bien miradas, se acercan bastante a la realidad con las escasas excepciones que pueden plantear variables como la edad, la tradición familiar, el número de sueldos de la economía familiar o el número de hijos y su formación.
En las grandes ciudades, en fin, ha aparecido también la nueva costumbre de los rituales de la alimentación. Si los de ayer ritmaban con el modo de vida familiar, los de nuestros días se encuentran más sombreados cada vez por las diferentes obligaciones del trabajo de cada grupo social; las jornadas continuas, partidas, parciales o discontinuas, los contratos temporales, por horas y otras variantes, han introducido en el sistema actual lo que alguien denominó hace tiempo el “taylorismo alimentario”. Cuando el tiempo falta lo normal es darse prisa y vivir desbordado para ser considerada persona de éxito por los demás. El complemento a esa nueva orientación social son las cadenas de fastfood, los tiques de restaurante, las comidas preparadas e, incluso, los espacios dedicados en las oficinas de las grandes corporaciones a las máquinas expendedoras de snacks y sándwiches.
¿Cómo conciliar tanta precipitación con la larga preparación que supone cocinar y comer a la vieja usanza? La comida en polvo parece ser para muchos la solución: se hace en polvo el café, la leche o las sopas, se venden comidas listas para calentar y comer, desde recipientes herméticos de usar y tirar, originales maneras de alimentarse que cubren las situaciones típicas de la vida corriente del ciudadano actual.
Consolémonos sin embargo con las nuevas paradojas: los medios de comunicación nos incitan tanto a comer como a estar delgados, celebran al mismo tiempo la buena comida y el hacer régimen, los masterchefs y la dietética, la dieta y el buen yantar.

( Si se usa este comentario se ruega mencionar la procedencia)

Publicado en Artículo | Etiquetado , , | Deja un comentario

ARTÍCULO: EL CASO MARADONA

El ídolo mundial de antaño, leyenda argentina, barcelonista y napolitana, hoy es apenas un ídolo solamente en su propio país. El genial futbolista, el excepcional gambeteador, sucumbió hace tiempo al abuso y las tentaciones de la fama y lo efímero que convierten a los mitos vivientes en juguetes rotos y dignos de conmiseración.
Debe ser duro ser estrella rutilante en el mundo del futbol-espectáculo y persona natural, sencilla y espontánea, en la vida normal. Lo que Budd Schulberg describió magistralmente en su excelente novela “Más dura será la caída”, se repite con frecuencia en los deportes de masas, en el cine, la prensa rosa y la televisión. Diego Armando Maradona es un ejemplo más; a Diego le ocurrió lo mismo que a otros mitos argentinos, un ex -boxeador Monzón, invicto en el cuadrilátero, pero que asesinó a su mujer y terminó en la cárcel, o un famosísimo cómico de apellido Olmedo, arrojándose desde las alturas de su enorme apartamento en medio de la lluvia. Nuevos ricos, famosos, carnaza para los medios, esclavos de la adulación. Niños grandes incapaces de crecer, zarandeados por el genio que llevaban dentro pero que nunca eran incapaces de sujetar. Vienen de los suburbios, barrios de casas bajas, calzan zapatos rotos en los inviernos más fríos, viven entre la mugre y la suciedad, y de pronto saltan al apartamento de lujo, conducen lindos Ferraris, nse los rifan las mujeres y les rodea el clamor. Pero no conocen las reglas, no saben que hay límites que no deben traspasar, no saben que el star system es, al mismo tiempo, el más grande engañabobos y el más rápido arruinador.
Con vistas a realizar un juicio justo y ponderado sobre su figura, carácter y personalidad, dividiremos este artículo en dos partes: el primer platillo de la balanza mostrará ejemplos de su gran talento natural; en el segundo enunciaré la escasa valoración personal que le sugiere a grandes capas de la población en general.
1. Un brujo del futbol, un hábil regateador, un conseguido0r de copas, honores y títulos, un héroe para los futboleros, un astro de los que nacen pocos, un portento con los pies, un futbolista de extracción humilde que llega al cenit de su carrera y de su profesión.
2. No supo ser un ejemplo para los jóvenes, ni buen padre de familia ni deportista irreprochable. Se creyó intocable para insultar a las aficiones, a las autoridades futbolísticas, al público del otro bando, a los otros genios del futbol, a la prensa que le defendía, a los barcelonistas porque no se rendían a sus encantos, a los italianos del norte porque él militaba en el Nápoles, santo y seña del sur.
Y sobrevino su caída. Le retiraron el crédito y al ídolo ensoberbecido se le vieron los pies de barro. Entonces apareció lo que siempre se había ocultado: su dependencia de la droga, su amistad con la mafia, sus escándalos nocturnos, sus visitas a los burdeles, sus desmesuradas fiestas, rodeado siempre de vividores, sacadineros y mujeres delo famoseo más ruin, de la noche y la farándula. Su presidente, Carlos Menem, quería ponerlo como ejemplo y hasta llegó a nombrarle embajador ejemplar, pero se valió de su figura poco tiempo después para salvarse de diversas acusaciones haciendo que fuera la bolsa de cocaína con la que fue sorprendido el astro en el mismo Buenos Aires lo que ocupara los titulares de los periódicos de su país.
Hay algo laberíntico en el irresistible ascenso y la caída estrepitosa del gran futbolista argentino, un niño grande con los pies y un adulto fracasado que quiso emular a todos los mitos anteriores a él: al Mick Jagger de los jóvenes, a los galanes del cine para las mujeres, al argentino más famoso, el Gardel de los tangos, al Pelé de la magia y hasta al mismo rey de los cielos cuando le llamaban dios.

Publicado en Artículo | Deja un comentario

ARTÍCULO: Todo está en las palabras. Los números de 2014

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2014 de este blog.

Aquí hay un extracto:

Un teleférico de San Francisco puede contener 60 personas. Este blog fue visto por 1.700 veces en 2014. Si el blog fue un teleférico, se necesitarían alrededor de 28 viajes para llevar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.

Reparto de Entradas por países:
España, 633. Venezuela,62. Colombia, 189. Ecuador, 37. Perú, 133. Bolivia, 23.Paraguay, 16. Uruguay,10. Irlanda, 7. UK,4. Francia 23. Alemania, 4. Rusia, 2. Australia,1. Argelia, 16.Marruecos,5. Brasil, 4. Pakistán, 2. Ucrania, 7.Rumanía, 1. Italia, 6. Hungría,2.Canadá, 2. USA, 105. México, 276. Cuba,1. Nicaragua, 2.Panamá,3. Chile, 28.Argentina, 60.
Número total de Entradas desde el Inicio del blog: 6611.
POSTS PUBLICADOS EN 2014 (de Enero a Diciembre):
1.Informe 2013 del Blog.
2.La dieta mediterránea.
3.El trabajador de hoy, I y II.
4.En la muerte de Lou Reed
5.Las historias y la realidad.
6.La colección Guggenheim
7.Ante la elecciones europeas, I,II,III y IV.
8.Nuestros políticos.
9.Apuntes sobre la guerra en la literatura y la ciencia.
10.Lo que va de ayer a hoy:hacer turismo o viajar.
11.La mujer barbuda y otros frikis.
12.Un paseo por la moda.
13.Lo del Oriente de Asturias.
14.El Centenario de la Gran Guerra.
15.El francotirador de Stalingrado.
16.Catarros, resfriados, esos males menores.
17.Bancos, de aquellos polvos…
18.El debate entre la razón y la fe.
19.Europa y la Unión Europea.
20.Decálogo para sentirse bien.
21.Matar al ruiseñor.
22. Acerca de la sensibilidad.

GRACIAS A TODOS CUANTOS OS ACERCÁIS A LAS PALABRAS DE ESTE BLOG. UN SALUDO CORDIAL.

Publicado en Resúmenes y sinopsis | Etiquetado , , | Deja un comentario

ARTÍCULO: Acerca de la sensibilidad

Hay acuerdo general acerca de la necesidad del ser humano del afecto, la comprensión y la atención, de que es difícil vivir sin la cercanía de otros seres que muestren interés por sus necesidades, ideas u opinión. A ese denominador común lo llamamos Sensibilidad, esa condición de la persona que le permite comprender el estado de ánimo de los demás, admitir sus valores y defectos, y entender cabalmente la naturaleza de las situaciones, los ambientes y las circunstancias que percibe y observa a su alrededor.
La sensibilidad a la que aludo nos despierta y nos permite ver el entorno con claridad y buen sentido; nada que ver, en cambio, con la blanda sensiblería, con el apego superficial, con la sonrisa o el llanto que emanan de la debilidad. El interés por el entorno, la preocupación sincera, la colaboración desinteresada, la entrega generosa y la solidaridad son algunos de los frutos de la sensibilidad.
En este sentido, la realidad que observamos es que las personas solemos pensar activamente sobre algo que llama nuestra atención e, incluso, lo valoramos en nuestro interior, pero que nos quedamos ahí, sin dar el paso adelante, sin comprometernos o involucrarnos con las situaciones ajenas, las penas, los éxitos ganados por otros con gran esfuerzo y dedicación o los sufrimientos de los demás. Sentimos con compasión y pensamos con indiferencia, el peor enemigo de la sensibilidad. Con el paso a la vida adulta desarrollamos una especie de callo moral que nos hace insensibles con asuntos familiares, laborales o de la sociedad. Y, lo que es peor, a menudo llega a insensibilizarnos respecto a nosotros mismos, nos incapacita para advertir el rumbo de nuestras vidas o las consecuencias de nuestra conducta para la vida física o emocional propia o de los demás. Nos dejamos llevar por el ambiente general o por los modelos sociales que nos venden las pantallas de los medios de comunicación y preferimos revestirnos con los ropajes sociales reinantes en vez de hacerlo con aquello en lo que más profundamente creemos en nuestro interior.
Sin sensibilidad no hay confianza verdadera ni solidaridad; sin sensibilidad es dudoso disfrutar realmente de la hermosura del arte o de la comunicación humana y quizá, también, prestar oídos a lo que nos dicta nuestra propia conciencia moral. Sin sensibilidad es difícil dar las gracias, actuar con respeto y educación, mostrar reconocimiento y comprender el lenguaje no verbal con el que a menudo se expresan los demás. Con sensibilidad, en cambio, percibimos, sentimos, refrenamos nuestros impulsos y aumentamos ciertamente nuestra capacidad de comprensión.
Sin embargo, de nada serviría ser sensibles si nos mostráramos indiferentes a las situaciones sociales que nos rodean, si las consideramos tan cotidianas que no traspasan más allá de nuestra piel, cuando miramos hacia otro lado y dejamos que sean otros los que piensen y tomen decisiones por nosotros, cosa que aplaudiremos si corre a nuestro favor pero le daremos la espalda si no se compadece con nuestro rol social. Y es que la sensibilidad auténtica, bien entendida, debe ir acompañada por el compromiso, la lealtad y la voluntad de actuar.
FELICES FIESTAS PARA TODOS CUANTOS ME LEÉIS. ESPERO QUE SIGAMOS EN CONTACTO A LO LARGO DEL 2015. EL AÑO ES LARGO EN ENERO Y MUY CORTO EN DICIEMBRE, PERO ES MÁS LLEVADERO CUANTO MÁS PRACTICAMOS LA COMUNICACIÓN. UN ABRAZO PARA TODOS. SALUD.
(Si se usa este contenido se ruega mencionar la procedencia)

Publicado en Artículo | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

DOBLE REFLEXIÓN

MATAR AL RUISEÑOR.
__________________________
“En un país del Extremo Oriente, un discípulo que ha encontrado una excelente oportunidad de hacer carrera en la casta dominante, se acerca a su maestro para dárselo a conocer y que le aconseje ante su nueva situación. El maestro oriental escucha paciente y complacido la encendida exposición del discípulo. Mientras este describe su brillante porvenir, el maestro no deja de asentir suavemente. Cuando el discípulo termina, el maestro queda pensativo unos instantes y le pregunta a continuación:
_ Y…¿qué harás cuando te digan que debes matar al ruiseñor?
El discípulo levanta la cabeza sorprendido, no entiende la pregunta. No obstante por respeto a su maestro comienza a indagar el sentido de sus palabras.
_ Pero…¿quién me pedirá que mate al ruiseñor? Y en caso de que alguien lo hiciese, ¿por qué querría matar al ruiseñor?
Y el maestro responde:
_ Ellos, los que tienen la fuerza, querrán matar al ruiseñor, porque el ruiseñor no canta en invierno.
Y añade a continuación:
_ Frente a esto caben dos posturas. Puedes responder:¡Nunca mataré al ruiseñor!; en ese caso no debes olvidar que ellos tienen el poder y dejarás de pertenecer a su grupo porque no les sirves. También puedes pensar en tu interior que para qué sirve el ruiseñor en invierno. Si no canta, podríamos prescindir de la carga que supone, aunque nos pasemos sin sus cantos de verano.
Y en ese momento, cuando hayas matado al ruiseñor, habrás conseguido dos cosas al mismo tiempo, termina el maestro, integrarte más en la casta dominante y empezar a matar tu conciencia.
( Extraído de un cursillo impartido por el Dr. Karsten Trebesch)

**********************

DECÁLOGO PARA SENTIRSE BIEN
____________________________
Tratar de percibir CLARAMENTE la realidad, sin prisas ni urgencias.
* Percibir la realidad por uno mismo, no a través de modelos, estereotipos o tópicos.
* Buscar siempre la simplicidad y hacer las cosas de la manera más natural.
* Lograr tener un criterio autónomo, sin dejarse llevar por el contagio o los medios de comunicación.
* Aceptarse a uno mismo y aceptar a los demás.
* Aprender a lidiar con la soledad.
* Desarrollar un sentido personal del humor, base de una cierta filosofía de la vida.
* Tratar de ser creativo/innovador en algún aspecto de la realidad.
* Disponer de un código moral y humanístico ante cualquier situación.
* Sentir plenamente que se pertenece a la Humanidad, base del humanitarismo y de la solidaridad.

(Se ruega mencionar el origen si se utiliza este contenido)

Publicado en Reflexiones | Etiquetado , , , , | Deja un comentario