ARTÍCULO: Cómo tomarse la vida.

 

Vivimos dos grandes cambios en relación con el futuro humano: el cambio climático  y el profundo e insondable cambio de la tecnología global. Nunca antes se había sospechado que se producirían al mismo tiempo, y con tanta potencia, los efectos de ambos cambios como nos sucede  ahora, cuando la naturaleza se va agotando mientras los cambios tecnológicos a los que hemos de adaptarnos, son cada día más veloces, sorprendentes y definitivos en la mayoría de los campos de la actividad humana. Si la naturaleza va a menos, la tecnología va a más. Si aquella muestra que tiene límites, el desarrollo de la otra parece no tener fin.

Al mismo tiempo aparecen nubarrones en estos tiempos de nuestra civilización. Las consecuencias del cambio climático, el aumento de las desigualdades en el mundo, la globalización, el incremento de los populismos políticos, la enorme incidencia del uso perverso y habitual de las noticias falsas, la mentira y la llamada posverdad, parecen abocar a las próximas generaciones, no tardando mucho, a una peligrosa situación.

Los filósofos, los expertos en las ciencias humanas, los estudiosos del paso del tiempo en nuestros modos de vivir, lo tienen claro: el ser humano se siente indefenso ante una situación así. El resultado es que no sabe para donde tirar, qué hacer en esas disyuntivas, cómo lograr aunar los cambios necesarios en nuestro modo de vivir con los que se van produciendo en el medio natural, cómo adaptar nuestras vidas y costumbres a unos recursos técnicos que aparecen, crecen y cambian con una inusitada celeridad.

Es hora de que el ser humano cobre, más pronto que tarde, una idea más oportuna, global y generosa acerca del sentido de lo que es hoy día y lo que le espera a nuestra civilización.

Mientras tanto, y a la espera de que nuevas generaciones aprendan a dirigir el mundo como exigen estos cambios, con la esperanza de que sepan y se atrevan a abandonar los viejos métodos hace tiempo agotados, tú y yo, querido lector solo tenemos, hoy por hoy, una cosa que intentar: aprender y tratar de centrarnos en las soluciones, no en los problemas  suscitados por la pésima gestión de la mayoría de quienes nos dirigen en la actualidad.

¿Cómo tomarse la vida, pues?  ¡No te la compliques tú! Concibe la solución más simple y apoya al dirigente que mira al futuro con generosidad, lealtad y  franqueza sincera hacia la humanidad.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .