ARTÍCULO: Descubrir un cuadro: La Primavera.

boticelliFlorencia. Galería de los Uffizi. La Primavera, de Sandro Botticelli, hacia 1481.
Una de las características que destacan en la pintura anterior al Renacimiento es el tratamiento del paisaje y de la naturaleza, apuntados apenas, sin significado expreso, combinación de escenas de la ciudad o del campo, de naturaleza agrícola, de siluetas de los montes o de una campiña sin relieve especial. En La Primavera nos encontramos un paisaje distinto, un jardín en el que el suelo es una capa de hierba muy oscura en la que están detalladas flores típicamente toscanas que aparecen en el mes de mayo.
El jardín era el lugar, durante el Renacimiento italiano, en el que las personas cultas y los más adinerados, poseedores de villas a las afueras de la ciudad, manifestaban sus gustos por el contacto con una Naturaleza que podríamos calificar de Domesticada.La familia de los Médicis, burgueses enriquecidos y príncipes de la ciudad, disponía de una villa que Lorenzo de Médici regaló a su preceptor Marsilio Ficcino para que sus seguidores neoplatónicos pudieran reunirse en ella para debatir y traducir los códices de Platón. Cuentan que a la muerte de Platón sus seguidores se reunían cada 7 de noviembre y leían y comentaban El Banquete, y ello durante diez siglos, hasta el siglo III o IV. En 1483, varios siglos más tarde, Marsilio Ficcino restablecería la costumbre. Se dice que Sandro Botticelli pintó este cuadro para lograr entrar en contacto con ese grupo de intelectuales tan potente porque Ficcino, al igual que Platón, no era muy dado a considerar las artes plásticas como cercanas a las cuestiones filosóficas.
Desde la mitología: La fiesta de Flora se llama Floralia, en el mes de mayo, y relata cómo Flora fue una vez la ninfa Cloris, que exhalaba flores al respirar. Suscitó una pasión ardiente en Céfiro, dios del viento, quien la siguió y la tomó como esposa por la fuerza. Arrepintiéndose de su violencia, el dios la transforma en Flora, y como regalo le da un hermoso jardín en el cual reine eternamente la Primavera.
Desde la técnica: El cuadro de Sandro Botticelli ilustra la iconografía y las formas clasicistas. Representa a dioses clásicos semidesnudos a tamaño natural, un grupo de figuras con un complejo simbolismo filosófico cuya interpretación requería un hondo conocimiento de la literatura y del pensamiento renacentista.Impregnado por la cultura humanística y neoplatónica de la época presenta una atmósfera mitológica plena de ritos paganos que rompen con la precedente pintura religiosa cristiana.
Un jardín con un arco central, como el de una iglesia, por el que revolotea un angelote, árboles a ambos lados con manzanas áureas en las manos y Venus Afrodita en el centro presidiendo y tutelando el paso de la primavera, belleza carnal, a la derecha, al verano, a la izquierda, belleza ideal y amor platónico, anunciado por el dios Mercurio, a la izquierda, el de los pies alados. Se piensa que Botticelli trató de explicar así alguna de las ideas filosóficas del maestro Ficcino acerca del amor, de la belleza y del paso del tiempo ( pasarán la primavera y el verano, llegará el otoño y el invierno, pero hay un ciclo del tiempo, vendrán otras primaveras).

Desde la historia personal de Botticelli: No está confirmada la teoría de que el pintor se había enamorado de Simonetta Vespucci, esposa de Giuliano de Médicis, de la que el humanista y poeta Angelo Poliziano- tutor de los hijos de Lorenzo el Magnífico- llegó a decir que “todos los hombres estaban enamorados de ella y ninguna mujer podía desdeñarla”.

boticelli-3Si hubo realmente amor entre ellos no pudo ser más desgraciado. La bella Simonetta, una Venus renacentista, murió en Piombino, junto al mar, aquejada de tuberculosis, la noche del 26 de abril de 1476, a la edad de 23 años. La ciudad entera lloró amargamente la muerte de la joven y miles de personas siguieron su ataúd por las calles. Una burguesía en ciernes quería deshacerse del corsé moral de la Iglesia, vivir la vida, y fue Simonetta la que encarnó a la Diosa como nadie bajo los trazos de los pinceles de Sandro Botticelli. El pintor no pudo soportar su muerte y vivió el resto de su vida obsesionado con ella. Todas las mujeres de sus cuadros guardan gran parecido con ella. (Si se admira El nacimiento de Venus, otra de sus grandes obras, se concluye que el rostro de Venus debe ser un fiel retrato de Simonetta. La leyenda dice que el amor del pintor hacia ella era de tal calibre que pidió expresamente ser enterrado a sus pies.
Alessandro di Mariano di Varani, apodado Sandro Botticelli, nacido en Florencia en 1445, pasa por ser el primer pintor delo que se conoce como “la gracia”, fusión de la elegancia intelectual con una exquisita representación del mundo de los sentimientos. Murió en 1510 y sus restos descansan en la iglesia de Ognissanti, muy cerca de los de su Simonetta amada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.