ARTÍCULO: Apuntes sobre la brujería.

La magia yimg_20161202_121248 la hechicería son intemporales; los primitivos usaban diversos medios para neutralizar sus efectos, los primeros cristianos eran acusados en Roma de celebrar reuniones clandestinas; los judíos han sido acusados de practicar aquelarres…siempre grupos minoritarios vistos con malos ojos por los gobernantes y el resto de los ciudadanos. La Lex Cornelia (año 80 a.d. C) castigaba al hechicero por los daños que ocasionaba, no en base a los criterios religiosos dominantes.

La brujería se asimila con la hechicería y la magia, pero si el hechicero es un mediador con otro ser sobrenatural, el brujo/a es actor por sí mismo y sus hechos dependen de sus propias capacidades. El concepto y la noción de bruja cristalizan a mediados del siglo XV y prolifera hasta mediados del siglo XVIII en diversos países, católicos y protestantes.
La foto tipo de una bruja es la de una mujer de edad media, mal carácter y moralidad dudosa, que vive en la pobreza, pacta y copula con el diablo, practica la herejía y vuela sobre objetos o animales. Solían aparecer en zonas rurales y aisladas, por lo que las denuncias se basaban en que preparaban ungüentos causaban daños en los campos, mataban niños, destrozaban cosechas y quemaban casas y edificios. Hechos todos de carácter físico y material. Al principio la Iglesia presentaba una actitud escéptica (calificándola como superstición), para pasar después a una mayor credulidad. Hasta la Alta Edad Media las autoridades religiosas denunciaban tales creencias como ilusiones ópticas o prácticas ilusorias, pero ya en el siglo XIII, con la aparición de la Inquisición, se producen las primeras condenas de brujos y brujas, no bajo la acusación de brujería sino de herejía y hechicería. Sin embargo, las instrucciones del Papa Alejandro IV a los inquisidores respecto a las brujas ordenaban que solo podían ser perseguidas si se producía una denuncia. La lucha contra las brujas formaba parte del combate contra el paganismo.
Hacia el año 1400 crecieron en varios países de Centro Europa las actitudes represivas y condenatorias contra la brujería y la hechicería (1431, con la ejecución de Juana de Arco, 1446, quemas masivas en Heidelberg o 1456 en Colonia). En España en esas fechas, sin embargo, la brujería no estaba regulada por la jurisdicción de la Iglesia sino por la del Estado; las leyes de Las Partidas trataban tales problemas como situaciones no heréticas.

img_20161202_121150
Es hacia 1484 cuando, tras el Papado de Inocencio VIII, empieza a considerarse la brujería como un delito religioso aunque fuera la justicia civil quien la llevara a cabo: “No sin gran dolor acabamos de saber que en algunas partes de Alemania numerosas personas de ambos sexos, olvidando la salvación de su alma, bandonan la fe católica, cometen lascivia con el diablo…matan a niños con sus encantamientos, destruyen los productos del campo, ocasionan terribles males en el interior y exterior del hombre e impiden la relación conyugal e incluso la fecundación”. (Bula: Summis desiderantes affectibus).
En 1486 se publica el gran texto que compendia la teoría a seguir en relación con la brujería. El Malleus Malleficarum, de los dominicos Kramer y Spengler, nombrados inquisidores para asuntos de brujería por el Papa, componen un libro con tres partes: la primera trata de demostrar la existencia de las brujas, la segunda de cómo contrarrestar sus malas artes y la tercera de cómo proceder legalmente en cada supuesto. El libro admite la existencia de brujas maléficas y otras benéficas, rechazadas ambas por su origen, el pacto con el diablo para hacer tanto el beneficio como el daño. La misoginia del libro contribuyó a asociar la brujería con la mujer: “Toda maldad es poca comparada con la maldad femenina, la razón natural es que la mujer es más carnal que el hombre, lo que resulta claro si observamos sus muchas abominaciones carnales…la magia tiene su origen en la lujuria de la carne, que es insaciable en la mujer…”
Las teorías demonológicas aparecieron a continuación a través de los jueces, jurados, teólogos y letrados que convencían al pueblo semianalfabeto y procedían a establecer diversos actos hasta lograr la confesión mediante el tormento. En 1580 la Demonomanía de las brujas de Jean Bodin define qué es una bruja: “Aquella que conociendo la ley de Dios intenta realizar alguna acción mediante un acuerdo con el diablo”. Brujos y brujas eran culpables de quince posibles crímenes: renegar de Dios, maldecir y blasfemar, hacer homenaje al demonio, adorarle y sacrificarle en su honor dedicándole los hijos, matarlos antes de que reciban el bautismo, consagrarlos a Satanás en el vientre de su madre, hacer propaganda de la secta, jurar en nombre del diablo, cometer incesto, matar a sus semejantes y a los niños pequeños para cocerlos, comer carne humana y beber sangre desenterrando a los muertos, matar por medio de venenos y sortilegios, matar ganado, causar esterilidad en los campos y tener cópula carnal con el demonio.
Hacia el año 1600 ya había cambiado el tipo de enjuiciamiento sobre la brujería, cuando al anterior, de tipo acusatorio- basado en las denuncias por una y otra parte-,fue sustituido por el de tipo inquisitorial, en el que el juez oye y juzga directamente, sin la intermediación de un denunciante o un acusador. Así también aumentó la caza de brujas y la tortura. El uso indiscriminado de la tortura se basaba en la prueba de la marca del diablo: se les levantaba del suelo por los pulgares o se les pinchaba, se observaba si lo sentían, si lloraban o no. Si no querían confesar se les podía someter al tormento de la ordalía, con hierro candente. Y así continuaron las cosas, como ha quedado dicho, hasta mediado el siglo XVIII.
Sin embargo aparecieron también historiadores y teólogos católicos que desde bien pronto expresaron su desconfianza respecto a las posturas oficiales. El jurista Alciatus, en 1515, el escritor Ponsínibus o el jurista Weyer, 1563, alertaban en sus escritos de que no se podía exigir la confesión bajo el tormento, de que debían de asegurarse las garantías en los juicios o que la mera confesión de cosas imposibles eran puras mentiras. O el informe de Andrés Laguna en España, 1545: “ De donde podemos conjeturr que todo lo que dicen y hacen las desventuradas brujas es sueño, causa de brebajes y unciones muy frías, las cuales corrompen la memoria y la fantasía…” Y por encima de todos el primer estudio antropológico sobre el asunto del inquisidor Salazar y Frías quien, en relación con el conocido proceso de las brujas de Zugarramurdi, descubre que la mayor parte de las testificaciones eran falsas o se basaban en ilusiones y fantasías de personas muy jóvenes y fácilmente sugestionables: “No he hallado certidumbre ni indicios de cualquier acto, ni hallo brujos o brujas en el lugar hasta que se empezó a escribir de ellos”. A consecuencia del informe la Suprema de la Inquisición negó el permiso para la caza de brujas en España en 1614.
El conteo más aceptado hoy día acerca del número de casos de muerte y/o brutalidad con brujas en diferentes países durante los siglos XV, XVI y XVII arroja 7 casos en Portugal, 300 en España, 25.000 en Alemania, 115 en Finlandia, 10.000 en Polonia, 4.000 en Francia y otros tantos en Suiza, 22 en Islandiay 1.500 en Inglaterra. Otras cuentas hablan de unas 100.000 ejecuciones de brujas registradas. La última sentencia de culpabilidad por brujería se produjo en Inglaterra en 1712, en Escocia en 1722, en Francia en 1745, en 1775 en Alemania, en 1781 en España, en Suiza en 1782 y en 1793 en Polonia. Mientras tanto en Sudamérica, todavía en el siglo XIX, se producía una gran ola de quema de brujas en diversos países.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.