ARTÍCULO: Unas notas sobre el jazz.

El jazz nace a finales del siglo XIX con un carácter espontáneo, individualista e improvisador. Su origen parece estar en los ritmos afroamericanos que hablaban del sufrimiento y de opresión padecida por la comunidad negra de Estados Unidos. El jazz es, por tanto, la forma de expresión de la música de la gente de color.Cuando los instrumentos musicales propios del Este europeo se pusieron al alcance de los afroamericanos comenzaron a improvisar sus cantos en las celebraciones familiares y locales de su vida cotidiana, bodas, fiestas populares, entierros y funerales. Había músicos blancos que interpretaban música jazz, pero el género no dejó nunca de ser considerado como una creación de la negritud. Mamie Smith,conocida como Reina del Blues, fue la primera cantante afroamericana que logró grabar un blues, 1920, pero eran músicos blancos quienes solían acompañarla. En muchas compañías, incluso, era muy común cambiar el nombre de los grupos bien para librarse de molestas adscripciones bien para poder grabar en diferentes compañías sin temor a ser acusados de falta de lealtad. En 1932, Duke Ellington escribió:”La música de mi raza es algo más que el estilo americano. Es el resultado de nuestro trasplante a tierras americanas y fue nuestra reacción, en los tiempos de las plantaciones, a la tiranía que padecíamos Lo que no podíamos decir abiertamente lo expresábamos con la música y lo que conocemos como jazz es algo más que simple música de baile”. Sin embargo los músicos negros tardaron mucho tiempo en dejar de estar obligados a entrar en las salas de conciertos por la puerta de atrás. El jazz nació así, de entre los más bajos estratos de la sociedad.Luego se tomó su tiempo y solo a partir de los años sesenta, cuando empezó a decirse black is beautiful, el público americano comenzó a ensalzar y seguir de cerca los ritmos afroamericanos.

149804735_67c0443a79_m
Dos grandes etapas parecen distinguirse en la evolución del jazz, una hasta la segunda guerra mundial en la que los músicos negros interpretaban la música a imitación de la de los blancos y la segunda a partir de 1945, cuando los músicos de jazz se volvieron más ambiciosos y comenzaron a buscar su asentamiento cultural sin menoscabo de las otras músicas tradicionales. Es muy posible, además, que la identificación de los compositores judíos norteamericanos(Jerome Kern, Gershwin, Irving Berlin o Richard Rogers) con la música negra se basara en su facilidad para mezclar culturas y géneros, música culta y folklore, típica de las músicas nacionalistas de muchos países centroeuropeos, origen de sus familias. Los grandes y populares músicos de los años veinte plasmaban en sus obras que la música negra consistía en algo más que en sonidos inconexos y síncopas muy marcadas; bajo la superficie alegre, vivaz y cantarina de los musicales de esos autores es fácil encontrar, más o menos escondido, el poder del blues. A partir de entonces la música negra, imbricada ya en la música blanca, forma parte de la música norteamericana.
Hay cuatro tipos de jazz, dixilan, orquesta, trío y experimental. El jazz es creación e improvisación, experimento, más que pura interpretación. Escribe Darius Milhaud acerca de la gran Bessie Smith: Las líneas melódicas separadas por la percusión se superponen en contrapunto en un resuello de ritmos partidos y sinuosos.
Para apreciar el jazz en su esencia no basta con disponerse a escuchar con la misma postura mental con la que oímos la música tonal. El oyente, el espectador, ha de meterse dentro de lo que toca un músico creador, solo así podrá integrar los sonidos dispares, emoción y sentimiento, que le invaden en su interior. Como le ocurre al oyente de flamenco, o, salvando las distancias, de la música de Schomberg, al que observa extasiado la pintura de Cezanne o del primer cubismo, al que aprecia y degusta la escritura de Proust, el ritmo del jazz viene de fuera a nuestros oídos y se instala en nuestro interior.La emoción resultante viaja hacia el pensamiento y el corazón; la música nos recorre el cuerpo, nos distancia del exterior, conecta nuestra mente con nuestra intimidad.
A los primeros blues quejumbrosos y ácidos que alarmaban al oyente medio americano le ha sucedido en la actualidad una música con una personalidad tan exclusiva que solo puede ser seguida por auténticos forofos musicales, capaces de entenderlo y aprenderlo. ¿Cual es la razón de que la música negra haya conquistado a la gente con menos prejuicios musicales, tanto en Norteamérica como en le resto del mundo? es una suma de factores: su extraordinario sonido, sus ritmos, la conexión entre el sonido verbal y el lenguaje no verbal, su relación con la espiritualidad y una suerte de afirmación colectiva que ha ayudado a crear un material musical norteamericano común. Es así como el jazz ofrece ahora una larga lista de maestros: L.Armstrong, el creador, Duke Ellington, el clasicista, Charlie Parker, el revolucionario  John Coltrane, el predicador (una pequeña muestra entre otros muchos cuyos nombres merecerían aparecer aquí).
Quiero destacar dos vinilos de la enorme producción discográfica mundial sobre la música de jazz. Uno es el gran concierto de 1953 en el que la New Jazz Society de Toronto logró reunir a los que pasaban por ser los cinco más grandes músicos de jazz del momento: Charlie Parker, saxo, Dizzy Gillespie, trompeta, Bud Powell, piano, Max Roach, batería, y Charles Mingus, bajo. Era la época en que triunfaba lo que al principio, en los años 40, denominaban Chinese music y que L. Armstrong denominaría más tarde bebop, un término que sería adoptado por la crítica. Charlie Parker, innovador, pasa por ser el más grande saxofonista de la historia de la música, uno de los primeros en romper con su música las barreras de la armonía. John Birks Dizzy Gillespie, un explorador, el padre de la trompeta bebop y Charlie Mingus, el bajo, era un músico formado en la música clásica e influenciado por Duke Ellington.
El otro es la aparición de la suite de Coltrane, A love Supreme, en 1964, disco que pasa por ser uno de los hitos de la entrada del jazz en el espacio cultural musical americano en la segunda mitad del siglo XX. Véase en este sentido la reacción de Bono, el cantante de U2, ante los compases de su música: ” En este mundo hay mucha maldad, pero la belleza es nuestro premio de consolación. La belleza de la voz aflautada de Coltrane, su carácter susurrante, su sabiduría, su velada sexualidad, su elogio de la creación. Así fue como empecé a encontrar sentido a su música; dejé que la música repitiera una y otra vez y me quedé en vela escuchando a un hombre que se volvía hacia Dios con el regalo de su música”. Menciono ambos discos porque los dos son un buen ejemplo de lo que es el buen músico de jazz, una parte de la melodía, porque en cualquier momento puede lanzarse a expresar con su instrumento sus estados de ánimo, su alegría, su satisfacción, el éxtasis o la pena.
(En España se tienen muy escasos datos del comienzo de cierto gusto popular por la música jazz. Se sabe que en 1939 recién terminada la guerra civil, había un llamado Quinteto Jazz Hawayon y que dos años más tarde, en 1941, pudo oírse en el Palau de la Música Catalana el Primer Concierto Sinfónico de Jazz, con la participación, entre otros de un denominado Quinteto Hot de Barcelona).
Dos frases de otro maestro, Miles Davis, para cerrar este artículo por su definición de la historia del jazz:
1. “Yo he cambiado la música cuatro o cinco veces, qué ha hecho usted de importancia aparte de ser blanca?” ( contestando a una espectadora preguntona en un homenaje a Ray Charles en la Casa Blanca).
2. “Primero lo toco y después te digo qué es”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s