ARTÍCULO: El bocadillo a la carta

img_20161202_122739Comer con las manos es universal; hacerlo con el feliz acompañamiento de una copa bien servida es un hecho cultural. Todo cabe en un bocadillo y ese es uno de sus alicientes, que permite poner en danza la imaginación.
Sir John Montagu tenía tanta pasión por el juego que para no perder el tiempo en medio de las partidas tenía la costumbre de emparedar lonchas de carne de vaca aderezadas con mantequilla. Pero no ha pasado a la posteridad por ello, sino por su título nobiliario, conde de Sandwich. De manera parecida, Monsieur Chateaubriand es al filete lo que el pintor Vitorio Carpaccio a la carne homónima o el marqués de Béchamel a la salsa que lleva su nombre. En España no hallamos similares antecedentes para nuestro tradicional bocadillo, esa delicia gastronómica que parece haber nacido entre las clases más populares que ni tenían tiempo para comer de otra manera ni dinero suficiente para comer caliente todos los días. El bocadillo de toda la vida es nuestra “spanish hamburguesa”.
El bocadillo, bocata en su acepción más común (aceptada ya por el diccionario de la Real Academia de la Lengua), es un trozo de pan partido por la mitad en cuyo centro se coloca uno o varios alimentos. Contemplado como comida humilde por su fácil elaboración, el bocata español es hoy un icono de nuestra alimentación. Quién no guarda en la memoria los bocadillos de antaño, la merienda de su niñez, los de latas de conserva, de embutidos o el más sofisticado de producto cocinado.
Nuestro país es tierra de grandes bocadillos en sus amplias variedades, pero el sello de campeón se le suele conceder al de jamón, si es frío, y al de calamares rebozados, si hablamos de los calientes. Sea de jamón, de caballa, a solas o con pimientos, de lomo y queso, o de otros muchos variados ingredientes, el bocadillo triunfa porque posee cinco cualidades básicas: es variado, rápido de preparar, fácil de componer, cómodo y, normalmente, de precio bajo. Los hay fríos y calientes, en baguette o chapata, con tomate o mantequilla. Prepararlos y comer, nada de consumirlos varias horas más tarde, que pierden una parte de su frescura y sabor. Hay bares, chigres, colmaos, posadas o tabernas de toda la vida en los que comer un bocadillo tiene un doble aliciente, el sabor de lo bien hecho y el ambiente adecuado para disfrutarlo a conciencia.
La fórmula del bocadillo no es privativa de España sino de uso universal. Está el mencionado sándwich, hecho con pan de molde, de origen inglés, el croque monsieur en Francia,tacos, burritos y flautas en la cocina mexicana, el matahambres en Sudamérica, la porchetta de lechón, la mortadela o la focaccia con lomo, en Italia ( aunque con rebanadas de panino, distinto a nuestro pan común), la célebre hamburguesa, de consumo mundial y el extendido hot-dog, perrito caliente en los Estados Unidos.
El bocadillo es universal. Tanto es así que hoy día no es raro encontrar alimentos de todo tipo abrazados por el pan: guisos de carne, paella, albóndigas, pechuga de pollo o de pavo, calcots, tortilla francesa, tortilla de patatas, bacalao rebozado, un sinfín.
Felicitémonos por tanto, parece que repuntan, Después de varios años de vivir sometidos a la novedad de las comidas rápidas( fast food), el tradicional bocadillo comienza a recuperar su puesto en nuestro país; aparecen bares especializados en presentar largas cartas de inefables bocadillos y hasta hay quien prepara “bocadillos de autor”, como si de un punto para gourmets se tratara.

img_20161202_122109

El bocadillo nos recuerda que no solo entre manteles y vajillas habitan las almas gourmet.

 

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s