ARTÍCULO: Aproximación a Sigmund Freud. (Segunda parte).

(En la Primera Parte, artículo anterior, se exponían los dos primeros puntos de la Aproximación a Sigmund Freud. Podría ser interesante volver a releer esa parte primera (post del 25/4) antes de abordar la presente continuación).

El tercer punto acerca del pensamiento freudiano en relación con el mundo de los deseos, el Yo y la individualidad, es el que el médico vienés recoge magistralmente en su obra Totem y Tabú. En ella trata de establecer la relación del hombre con las primeras comunidades en la historia de la humanidad. En pura esencia el asunto podría recogerse en la frase siguiente: Las propias fuerzas de la ley universal contra el incesto y el parricidio (ambos crímenes son universalmente castigados por todas las sociedades humanas), son la mejor demostración de que tales deseos existen.
Freud recurre en su obra a la hipótesis de Ch. Darwin según la cual existió en la protohistoria una horda primitiva (en la que el padre expulsa y mata a sus hijos para tener el monopolio de las hembras). Como el padre es odiado, pero también amado, los hijos se rebelan contra él, lo matan y lo devoran. Los hijos entonces, convertidos en nuevos padres y atemorizados por la culpa tras el parricidio cometido, dictan prohibiciones y leyes para impedir que tales sucesos vuelvan a repetirse. Es así como la prohibición del incesto y del homicidio en la tribu, primeras leyes humanas, son el origen de las primeras comunidades de individuos de la historia. La negación de los deseos incestuosos hacia la madre y de los de liquidar al padre, se convierte así en uno de los procesos constitutivos de la psicología del ser humano.
Del mismo modo que el Complejo de Edipo consistía en establecer las diferencias entre sexos y entre generaciones, origen mismo de la sociedad, la institución del tabú del incesto será lo que origina el paso del ser animal al ser humano.
El ser humano, según Freud, está condenado a la escisión del deseo. La cultura consiste en la represión de los deseos universales, el precio que hay que pagar para vivir en sociedad. De ese sentimiento universal reprimido proviene la idea freudiana del malestar en la cultura, una inquietud a la que el hombre está inexorablemente condenado.
El Yo pasa así a ser una instancia defensiva formada en la relación con el mundo exterior cuando aparece el principio de realidad para reprimir los deseos. Pero ese Yo ha de estar continuamente sobre aviso, porque lo reprimido trata de aflorar constantemente y la represión tiende a fallar una y otra vez. En esa acción de aviso continuo está, de una parte, el origen del autocontrol personal, y de otra también la dificultad o la imposibilidad de llegar a controlarse.
¿Y qué tienen que ver los sueños en este cuerpo teórico descrito sucintamente en las líneas anteriores de este post y del anterior ( el inconsciente, el yo, las normas, la compasión, la culpa primitiva, los deseos edípicos o la represión): El sueño, explicará el médico vienés, es una realización ficticia y disfrazada de los deseos reprimidos; como el sujeto no es capaz de aceptar el deseo como tal, aparece reprimido. Y tras la represión vendrán el resto de las ideas expuestas sobre el autocontrol, el yo, el inconsciente, las normas y lo demás.
Así volvemos a la idea inicial, expuesta en el artículo anteriormente publicado en este blog, de la importancia del judaísmo en el pensamiento freudiano: No hay que olvidar que fue un judío, José, esclavo por voluntad de sus hermanos, quien inventó la interpretación de los sueños. El doctor Sigmund Freud se referirá a su propia obra publicada bajo ese título como “ese libro egipcio de sueños”.
Quizá fuera esa la razón por la que el doctor Freud afirma, en carta a su amigo Stefan Zweig, “haber leído realmente más arqueología e historia que psicología”.

( Si utilizas este contenido se ruega que menciones la procedencia. Pincha en Me gusta si de verdad te agradó la exposición).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s