ARTÍCULO: El reloj de pulsera, lujo en la muñeca.

No está muy clara la historia del reloj de pulsera. Se cuenta que durante muchos años se consideraba un objeto para uso femenino y parece que el primero de ellos lo realizó la empresa Patek Philippe para una condesa húngara en 1868. Sí se acepta que el reloj de pulsera para uso masculino tuvo ya cierta presencia en la muñeca de los oficiales durante la Gran Guerra de 1914. Se recuerda la escena de la célebre película Senderos de Gloria (S.Kubrick), referida a esa contienda, en la que el coronel Dax (Kirk Douglas) mira su reloj de pulsera antes de ordenar el ataque. La popularidad del reloj de pulsera como objeto masculino cobró una enorme popularidad al término de la contienda y ya en 1930 se vendían más relojes de ese tipo que de los tradicionales de bolsillo.
Una de las principales características por la que se le concede a Suiza el reconocimiento de gran potencia relojera es la de haber sabido proyectarse como el origen de algunas de las más importantes firmas de negocio de la alta relojería. No en vano ese pequeño país es la cuna de firmas tan prestigiosas como Baume Mercier, Piaget, Raymond Weil, Tag Hauer, Omega, Rolex o Longines entre otras cuantas más.
Pocas marcas de relojes, sin embargo, despiertan tanto interés como Patek Phillipe, una casa de especialistas en medir el tiempo, aunque solo fuera porque ellos lo llevan midiendo desde 1839, año de su fundación.
Solo hay que darse una vuelta por las mejores boutiques de relojería y alta joyería para comprender la pasión que levanta esta firma; la belleza clásica de sus fabricados, precisión al segundo e insuperable calidad son sus señas de identidad desde hace 175 años. Una empresa pionera en avances tales como el calendario perpetuo, el cronógrafo, el repartidor de minutos o su famoso primer reloj esqueletizado, en oro de 18 kilates y extraplano.
En 1830 un oficial de la caballería polaca, Antoni Patek, diecinueve años a la sazón, salió de su tierra hacia el exilio en Ginebra tras participar en un encuentro fracasado de sublevación. A orillas del lago Leman, bajo la esquiva sombra del Montblanc, constituyó con un paisano polaco un taller de relojería en el que un pequeño grupo de avezados operarios, grabadores, esmaltadores, diseñador y especialistas en la mecánica relojera, fabricaba bellas esferas portátiles para la medición del tiempo, piezas todas ellas de joyería de alta gama y gran calidad. Es en la Exposición Universal de París cuando Antoine Patek conoce a un artesano, Jean A. Phillippe, que presenta un reloj de bolsillo, extraplano, cuyo funcionamiento no depende de una llave, sino de un pequeño adminículo en uno de sus extremos que permite darle cuerda y mover las aspas a voluntad. Un año más tarde se constituye la nueva sociedad que a partir de enero de 1851 pasa a llamarse Patek,Philippe &Compagnie ( tras las tretas del primero para no incluir en la denominación de la empresa a su segundo impulsor). Será de nuevo en una Exposición Universal, Londres 1851, cuando la relojera Patek de el salto a la fama al obtener la medalla de oro bajo esa denominación. Su éxito es tal que la misma reina Victoria le encarga un reloj en oro y diamantes mientras el rey consorte adquiere otro, también de oro, dotado de cronómetro.
A partir de ese instante, mientras Philippe se encarga de desarrollar novedosos y llamativos sistemas para mejorar el reloj y aumentar sus prestaciones, la firma se lanza a una vertiginosa carrera internacional: Francia, Suiza, Moscú y Estados Unidos. El primer registro de Patek Phillipe & Compagnie data de 1882, con un logotipo que luce una fina voluta artística que desaparecerá años después.
Patek muere en 1877 y su socio Phillipe al finalizar el siglo; el sólido carácter emprendedor de sus hijos y sucesores aportarán también en los años siguientes un enfoque que no solo guardaba la tradición de la casa sino que magnificaba asimismo el renombre relojero heredado de sus padres. En 1887, por ejemplo, la firma registrará el logotipo que representa la Cruz de Calatrava, renovado más adelante como la Croix de Calatrava. En 1901, sin embargo, la casa experimenta una gran transformación al aumentar el número de socios: el hijo y el yerno de Phillipe continúan en la sociedad, y en sustitución de Léon, el hijo de Patek, entra el promotor y encargado de la firma en los Estados Unidos, su mercado principal. Sin embargo, el siguiente hito en su andadura, la gran crisis financiera del 29, terminará con la saga de las familias iniciales y la firma pasará a partir de entonces a manos de los hermanos Stern, proveedores hasta desde siempre de las esferas de los relojes de su fabricación.

En 1989 Henry Graves Jr fue el primer propietario del reloj más caro del mundo hasta la fecha, el calibre 89, un artificio complejísimo con sus 24 funciones que años más tarde sería subastado en Hong Kong por cerca de 12 millones de dólares hongkoneses.
Hoy en día la casa Patek Phillipe pasa por ser la empresa relojera más antigua del mundo, produce más de 1500 relojes al año y su cifra de negocios supera con creces los doscientos millones de francos suizos anuales. Uno se hace una idea de la exclusividad de un Patek cuando oye que durante los 175 años de historia de la compañía solo se han fabricado 600. 000 piezas aproximadamente, un número menor que el de la producción de Rolex en poco más de un año. Sus varios cientos de empleados, virtuosos todos ellos de la fabricación artesana, prosiguen con la tradición de perfección y fiabilidad en sus productos; sus bellas esferas lacadas en color, las cajas de oro, platino, acero o aleación, con piedras preciosas muchos de ellos, siguen recibiendo los toques finales a mano. Con un solo vistazo a la esfera se abarcan la mayor parte de sus funciones con una lectura perfecta de horas, minutos y segundos, la mejor manera de relacionarnos con el paso del tiempo en cada momento presente.Hay relojes que tienen varios cientos de piezas, todas hechas a mano, todas pulidas por algún especialista, todas colocadas con sumo cuidado en el sitio preciso, para que surja el movimiento, para que marquen el paso del tiempo con una precisión maravillosa. El que lleva en la muñeca un Patek, reza un viejo dicho, lleva algo más que una máquina que marca la hora; el que lo anilla a su brazo luce una obra de arte.
Y hablando del presente y de la actualidad: en el año 2011, la firma lanzó al mercado el primer reloj de pulsera cronógrafo de triple complicación, una hermosa combinación de diversas funciones integradas mediante componentes basados en el silicio. En el año 2013, lanzó el Sky Moon Tourbillon, el reloj más raro el mundo, en oro blanco de 18 kilates, cristal de zafiro, cuerda manual e incrustación de 55 piezas preciosas en el conjunto. Un lujo en la muñeca por no menos de un millón doscientos mil euros. Alto precio, sí, pero, a pesar de ello, muy difíciles de encontrar. Y estos días la firma está promocionando por todo el mundo su Patek Philippe Grandmaster Chime, con caja grabada, reversible en oro rosa, 1366 componentes y 20 complicaciones. El más refinado que jamás hayan producido. Un homenaje a sí mismos en sus 175 años de existencia.

Axel Munthe ( La historia de San Michele) escribió;
” _ ¿Qué tienes en la cajita de oro?, ¿Es un animal? Me ha parecido oir el latido de su corazón
_ Es el corazón del tiempo lo que has oído latir.
_ ¿Qué es el tiempo?
_ No puedo decírtelo; nadie puede decirte lo que significa el tiempo. Dicen que se compone de tres cosas distintas, lo pasado, lo presente y lo futuro.
_ ¿Lo llevas siempre contigo en esa cajita de oro?
_ Sí, no descansa nunca, no duerme nunca, no cesa nunca de repetir a mis oídos las mismas palabras.”

(Si usas este contenido, ruego menciones la procedencia)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s