ARTÍCULO: El aprender de la experiencia y la nueva barbarie


El presente artículo aparece escrito con dos tipos de letra; con la negrita arial normal con la que escribo estas palabras de introducción se presenta su contenido, con la negrita cursiva que usaré a continuación irá su esencia , frases extractadas de un artículo publicado por el filósofo y ensayista Walter Benjamin en 1933. Me permito esa licencia porque creo que su pensamiento sobre la existencia de una nueva barbarie puede hacernos reflexionar mucho a los hombres de hoy. Que así sea.
“”…En nuestros libros de cuentos está la fábula del anciano que en su lecho de muerte hace saber a sus hijos que en su viña hay un tesoro escondido. Solo tienen que cavar. Cavaron, pero ni rastro del tesoro. Sin embargo, cuando llega el otoño la viña aporta frutos como ninguna otra de la región. Entonces se dan cuenta de mque lo que les dejó su padre fue una experiencia: la bendición no está en el oro sino en la laboriosidad…
…Sabíamos muy bien lo que era experiencia: los mayores se la habían pasado siempre a los más jóvenes. En términos breves, con la autoridad de la edad, en proverbios y refranes, en historias; a veces como una narración de países extraños junto a la chimenea, ante hijos y nietos. ¿Pero dónde ha quedado todo eso?…¿Quién intentará habérselas con la juventud apoyándose en la experiencia? La cosa está clara, la cotización de la experiencia ha bajado…
…Una pobreza del todo nueva ha caído sobre el hombre al tiempo que un enorme desarrollo de la técnica. Y el reverso de esa pobreza es la sofocante riqueza de ideas que se dio entre la gente al reanimarse la astrología, el yoga, la quiromancia, el vegetarianismo, la escolástica y las nuevas religiones, la gnosis y el espiritismo…La pobreza de nuestra experiencia no es sino una parte de la gran pobreza que ha cobrado rostro de nuevo y tan exacto y perfilado como el de los mendigos…¿Para qué valen los bienes de la educación si no nos une a ellos la experiencia…Sí, confesémoslo, la pobreza de nuestra experiencia no es solo pobre en experiencias privadas, sino en las de la humanidad en general. Se trata de una especie de nueva barbarie…
…¿Adónde le lleva al bárbaro la pobreza de experiencia? Le lleva a comenzar desde el principio, a tirar adelante con poco, a construir desde abajo y sin mirar a derecha o izquierda…Incluso en el lenguaje; no se trata de renovarlo o enriquecerlo, sino de su movilización al servicio de una lucha, una idea o un trabajo, al servicio, en cualquier caso, de una modificación de la realidad, no solo de su descripción…
…Nos hemos hecho pobres. Hemos ido entregando una porción tras otra de la herencia de la humanidad por cien veces menos de su valor. La crisis económica está a las puertas y tras ella, como una sombra, alguna guerra inminente.Aguantar es hoy cosa de los pocos poderosos que, Dios lo sabe, son menos humanos que muchos; en el mayor de los casos son más bárbaros, pero no de una buena manera. Los demás, en cambio, tienen que arreglárselas partiendo de cero y con muy poco. Lo hacen a una con los hombres que, en el fondo, consideran lo nuevo como cosa suya y que fundamentan su visión en elucubraciones y renuncias…En sus explicaciones, en sus imágenes e historias la humanidad se prepara a sobrevivir, si es preciso, a la cultura…””.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s