ARTÍCULO : El trabajador de hoy ( y II)

¿Cuáles son las consecuencias de lo expuesto hasta ahora en la primera parte de este post?
¿Qué le ocurre al trabajador?
¿Qué le está ocurriendo a las empresas con sus actuales estrategias, la flexibilidad, la movilidad, el cambio en los reglamentos, la ausencia de estabilidad en el empleo, la falta de vinculación auténtica del trabajador?

El trabajador ve elevarse sus cuotas de ansiedad: miedo a quedar obsoleto, a perder capacidad, a resultar fatalmente prescindible. A muchos les sobreviene el conflicto de la edad, paradoja sutil: cuando sus conocimientos y experiencia fortalecen sus criterios, cuando la madurez en su trabajo le supone un punto a favor, cuando la sociedad asiste al envejecimiento demográfico ( lo que cuestiona el sostenimiento futuro del bienestar social ), la amenaza de los cambios y las consecuencias laborales de las políticas de flexibilidad le exigen un nivel de tolerancia similar, a veces más elevado, que el que pueden ofrecer , y ofrecen, los trabajadores de menor edad.
Junto a ello aparece una nueva ética en el trabajo. Si la antigua se fundaba en el uso autodisciplinado del propio tiempo laboral, la nueva trae un nuevo slogan, una especie de mantra capaz de solucionar por si solo los problemas de la productividad: el trabajo en equipo. Un nuevo modo de trabajar basado en la cooperación, en la escucha de los otros y en la capacidad de adaptación a los modos, credos y estilos marcados desde la dirección. Para muchos veteranos, su aceptación de la filosofía del trabajo en equipo no es otra cosa que un eufemismo sutil que consiste en la sustitución del trabajo individual por las prácticas en grupo, una manera de funcionar a la que han de adherirse superficialmente si quieren sobrevivir. Su desempeño laboral se fundamenta menos en la autoridad que daban el conocimiento, la experiencia o la antigüedad, y pasa a estar dominado por la posición que cada uno ocupa en el equipo, en el ser un buen chico, sumiso y adaptativo, y en el puro y simple poder. Y es este entorno novedoso de la adaptación a la pérdida del sentido individual y a vivir bajo la norma estricta del poder sin autoridad, lo que puede traer aparejado el desgaste del carácter y de la personalidad del trabajador. Es sabido que las crisis infunden en las personas una falta de confianza que incrementa sus temores y provoca su infelicidad. Si las empresas fueran sensibles al aumento de la ansiedad entre su fuerza laboral, deberían de preocuparse, pararse y reflexionar.
La crisis que nos amenaza es una oportunidad única para aprender a trabajar mejor, no solo para trabajar más. Incluso para descubrir otros modos de vivir. Cuando las cosas van mal la confianza deja de ser algo deseable para pasar a convertirse en algo fundamental. Si organizaciones y empresas, quienes detentan el poder en ellas, muestran a los trabajadores la necesidad de su participación, si toman decisiones que ayuden a reducir la humana sensación del desamparo, el miedo a la vulnerabilidad, si alcanzan a vislumbrar los perniciosos efectos para el desenvolvimiento futuro de la ansiedad de sus colaboradores ante las incertidumbres, estarán fomentando la confianza en sus estructuras, en el porvenir del negocio y en las capacidades propias y de los demás.
Solo así, a mi entender, el trabajador será capaz de enfrentarse a los desafíos que enumerábamos en el inicio de esta exposición (I): seguir siendo él mismo en un mundo que cambia, dar la talla requerida por la nueva situación y hallar un modo sincero de compaginar sus principios con su imprescindible e inevitable adaptación.

( Para completar el cuadro, en relación con la idea de la confianza, puedes releer el artículo Sobre la corrupción I publicado en este blog el 17 /5/2013 )

( Si usas este contenido, se ruega que menciones la procedencia)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s