ARTÍCULO: La nueva barbarie

El orden, el sistema estable, la coherencia de los acontecimientos, tan valiosos que eran antes, están hoy día en decadencia. Lo que prevalece ahora es lo efímero y la parcialidad; lo superficial en vez de la profundidad, la diversión en vez del esfuerzo, los viajes y las escapadas en vez de la inmersión profunda en el acontecer. Estas nuevas tendencias saquean de uno en uno los valores de otrora sin ser nosotros conscientes de su obstinada invasión: fast food, reality shows, demagógicos debates políticos, tertulianos del corazón, el aljibe de internet, la continua aparición de gadgets  tecnológicos, las modas de temporada, el glamour…El éxtasis consumista y la mediocridad sustituyen a la paciencia, la espectacularidad a la belleza, la técnica al conocimiento profundo y a la inspiración, el efectismo frente a la verdad.

Emergen nuevos bárbaros, nos dice Alessandro Baricco en su libro Los bárbaros, ensayo sobre la mutación, un mundo en el que todo se populariza y se democratiza, poniendo en peligro el sosiego de la experiencia vital tras la imparable amenaza de la masificación.

Hay una revolución tecnológica que rompe la noción del tiempo y del espacio; internet, twitter, facebook, ipad, ebooks y tablets, transforman las metodologías y modifican el concepto de saber. El conocimiento de las cosas se basa en el continuado acceso y en el rápido envío y movimiento de saberes, noticias, videos, imágenes e información a través de novedosos artilugios.

Hay, también, una revolución linguística, tan rápida y cambiante que modifica los procesos de la comunicación humana, de la información y de la transmisión del conocimiento.

Y lo que se deteriora es la educación y la formación profunda basada en el análisis discriminativo y en la reflexión. Ahora priman los saberes técnicos y la rápida utilidad de tales conocimientos. José Luis Sampedro lo ha descrito, desaparecen los saberes blandos, ahogados y arrinconados por los  saberes duros.

La vida del hombre futuro camina hacia la domesticación, hacia el máximo rendimiento, las mejoras estadísticas, el tiempo pautado y la productividad; priman la eficacia, la disciplina y el rasero de la igualdad. Asistimos, sin duda, al advenimiento de nuevas formas de vivir, a la llegada de una novedosa, moderna y elegante barbarie. 

( Si utilizas este contenido te ruego menciones la procedencia)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s