ARTÍCULO: Economía: ¿aprender de los errores?

 

“  Los acontecimientos de estos últimos años han sido tan inimaginables que las circunstancias presentes y futuras solo se pueden interpretar observando lo ocurrido en los primeros años de la década. Los políticos y los gobiernos fomentaban el endeudamiento, las tasas de interés descendían y la producción mundial de energía llegó a su punto más alto. Los impuestos bajaban y los beneficios subían.

   En todo el mundo se apreciaba una liberalización que permitía a los inversores privados participar en el crecimiento general, aunque no se produjera en el propio país. Los avances técnicos, sobre todo en el campo de las telecomunicaciones, eran enormes y la principal fuerza motriz.

  Sin embargo, la era del excesivo afán de lucro y del optimismo infundado ha concluido.

  La caída de una agencia de bolsa en Wall Street que hizo su agosto con los bonos basura, marcó el final de una época. Entonces comenzaron a aflorar los problemas; uno a uno comparecieron ante los jueces diversos directivos admitiendo sin ambages toda clase de delitos, desde una interpretación demasiado personal de las normas hasta la utilización de información privilegiada. La prensa financiera se ensañó con el asunto. Los comentarios eran que el excesivo orgullo  antecede a la derrota y que la época de los beneficios suculentos se habría terminado.

  El número de operaciones bursátiles se ha reducido y también, por consiguiente, el beneficio de los agentes. Algunos de ellos han abandonado la bolsa y son cada vez menos los que manejan grandes capitales. Aunque el proceso de integración europea despierta todavía algunas esperanzas, hay un clima de incertidumbre y es imposible decir cuál será en el futuro el mercado financiero dominante. “

(Un  análisis perfecto,¿verdad?, si no fuera porque refleja la situación de ¡¡1991!!, recogida literalmente de un artículo aparecido en ese año en la revista El Europeo).

¿Nos suena? Europa está al borde de un nuevo retroceso. Ni la locomotora alemana puede con el peso muerto, las economías de los países vecinos no pueden  abandonar el estancamiento y la tradicional calma veraniega no ha logrado minimizar los riesgos. La historia de la economía repite ciclos, nada hay nuevo bajo el sol. O dicho de una  forma mucho más coloquial, “solamente los burros tropiezan dos veces en la misma piedra”. ¿O es que va a ser verdad que los financieros saben manejar tales situaciones y que las plantean cada cierto tiempo como una buena manera de incrementar sus negocios?

 

(Si usas estos comentarios, ruego menciones la procedencia).

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Carlos dice:

    Muy bueno el símil parece que es actual y es un artículo de más de 20 años. Por cierto, muy buen blog.

    Me gusta

    1. Muchas gracias, Carlos. Espero seguir buscando la mejor línea en el blog para que disfrutemos con vuestros comentarios y los diferentes posts.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s