ARTÍCULO: La disciplina y el método.

El escritor pasa por momentos en los que funciona bien y otros en los que funciona peor. Como cualquier ser humano. Lo importante es que, en uno u otro caso, no abandone el hilo de la historia que desea contar, que no pierda de vista el carácter y la personalidad de sus personajes, que no aparque a un lado su propia sensibilidad.

La disciplina y el método son necesarios para el buen funcionamiento de la mente del escritor; no una disciplina rígida, que cortocircuita su originalidad, sino aquella otra en la que el escritor, situado a la distancia adecuada de su obra, no detiene el discurso ni pierde la ligazón. Sabrá ceder, sin embargo, cuando su sensibilidad le aconseje detenerse y descansar.

Hay un tiempo para pensar, un tiempo para escribir y un tiempo para que los personajes generen dentro del escritor las actitudes y sentimientos que los dirigirán. Sin disciplina y método, el escritor tiene dificil dominar su caos interior.

Una disciplina adecuada, ni severa ni laxa, un método de trabajo, le ayudarán no poco a ver crecer su texto sin perder la necesaria conexión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s