ARTÍCULO: El cuerpo y la alimentación (y II).

AHORA QUE ESTAMOS EN ENERO…

Hablábamos de contradicciones, pero también de unos cambios sociales y económicos que están transformando nuestra cultura sanitaria y aumentando nuestro grado de bienestar.

El marketing y la publicidad nos incitan a comer, pero también a adelgazar, al consumo de manjares y delicatessen, de bebidas y alcohol, pero luego nos recomiendan una pléyade de dietas sanas, de alimentos dietéticos,  liposucciones y operaciones estéticas y de adelgazamiento. Se publicitan todo tipo de hallazgos culinarios ( cocina imaginativa, cocina de autor, anómalas mezclas de sabores y maridajes) a la vez que nos venden menús de degustación, cocinas minimalistas, esotéricas, orientales, extravagantes… Los medios, como vemos, nos animan a lo uno y después a lo otro, con el evidente resultado de que  comemos menos y con sabores más variados, pero que no está muy claro que comamos mejor. Al mismo tiempo que los cocineros con vitola alcanzan el cenit de la popularidad, nuestro modo de vivir y el cambio de nuestros hábitos y costumbres, nos impiden a menudo alimentarnos mejor. La dieta mediterránea, eufemismo que esconde a la alimentación de toda la vida en nuestras latitudes, sigue siendo la mejor ponderada en términos de salud. Y si no, véase uno de los últimos “inventos”, la cocina antiaging, una moda de cocinar aparecida recientemente  y en el que se patrocina la participación del enfoque de la medicina preventiva junto a la utilización de los productos de proximidad y de temporada elaborados según las costumbres de cada región. Esta es la novedad, “disfrute de forma sana- dicen sus autores- de las recetas de nuestros abuelos cocinadas con las técnicas más vanguardistas”. (Véase, please, el libro  Recetas antiaging. Gastronomía y ciencia). Más allá de una disciplina médica, añaden, el antiaging constituye una filosofía de vida. ¡ Pues qué bien!

El cuidado del cuerpo alcanza unos niveles de popularidad desconocidos en ninguna otra cultura anterior. La mejora de la higiene, los avances cosméticos, las nuevas líneas de la moda, más ajustadas a la apariencia corporal, se suman a los fenómenos spa, balanzas portátiles, espejos  o gimnasios, yoga y otras técnicas orientales de reciente aparición.

En consonancia con este panorama tan ecléctico, los avances de la cirugía, la medicina nutricional, la industria farmacéutica, las hierbas homeopáticas y los herbolarios, han hallado el paraíso soñado de su economía y de su gestión. Médicos esteticistas, cirujanos cosméticos, implantólogos, y otros profesionales, nos ayudan a cambiar nuestro aspecto, a perder kilos de peso, alargar partes del cuerpo, tratan arrugas, glúteos, acnés, o someten nuestro cuerpo a procesos de quelación, lipoescultura y regeneración articular. Todo un mundo de soluciones médicas que tratan de reducir los niveles de angustia que provocan en las personas las disfunciones del cuerpo y la propia imagen corporal.

En un número de un semanal aparecido recientemente a nivel nacional leemos: ” la familiaridad en los restaurantes y otros sitios de comer cotiza al alza…los locales para el lucimiento del decorador y los platos llenos de ingredientes exóticos han pasado a la historia. Se impone un nuevo formato de local, cercano y cálido, donde imperan la cocina de mercado y de proximidad…casi ninguno de los locales es un restaurante en el sentido más estricto de la palabra…” Y, hablando de las palabras, pensaba yo al leer la noticia, ahora va a resultar que la nueva tendencia es lo que de siempre hemos llamado casas de comidas. Si por ahí van a ir los tiros, “bienvenidos a la modernidad“.

Una última recomendación para los ciudadanos recién llegados a la preocupación por su imagen, la calidad de su ingesta y las consecuencias de sus excesos en la alimentación ( comedores compulsivos, ansiosos, tragones, comilones, devoradores, glotones, triperos y zampones) : Localicen la película La grand bouffe, del director B. Bertolucci, siéntense ante el televisor y piensen en el visionado con inteligencia,  mesura y buena disposición.

(Si utilizas este contenido, ruego menciones la procedencia)

About these ads
Esta entrada fue publicada en Artículo y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s